“Nosotros sostenemos, una y mil veces, que las revoluciones no se exportan. Las revoluciones nacen en el seno de los pueblos” -Ernesto Che Guevara.

En 1964, hace 57 años, en Nueva York, se realizó la Asamblea General de las Naciones Unidas.  La delegación de Cuba, fue encabezada por el Ministro de Industrias, Comandante Ernesto “Che” Guevara, quien entonces tenía 36 años de edad.

Eran aquellos tiempos difíciles para la naciente revolución cubana.  Estados Unidos había desplegado su ira contra el pueblo, a través de complots, intervenciones, sabotajes e intentos de magnicidio. 

En abril de 1961, tropas contrarrevolucionarias entrenadas y armadas por los Estados Unidos invadieron Cuba por Playa Larga y Playa Girón.  La invasión que empezó el día 17 fue completamente derrotada el día 19, menos de 72 horas duró la aventura en la que utilizaron cinco barcos mercantes, dos unidades de guerra, tres barcazas y cuatro lanchas para carga.  Gran parte de los 1,200 mercenarios fueron entrenados por la CIA en Retalhuleu, Guatemala, en la finca “Helvetia” propiedad de Roberto Alejos.  La invasión mercenaria zarpó el 15 de abril de Puerto Cabezas, Nicaragua, cuando era presidente el segundo de la dinastía somocista, Luis Somoza Debaylle.

Las continuas agresiones obligaron a Cuba a proclamar su carácter socialista y forjar alianzas con los países del campo socialista, especialmente la Unión Soviética. Con la cooperación militar soviética, Cuba emplazó armas no convencionales, lo que dio lugar a la llamada crisis de los misiles en octubre de 1962.

En este contexto histórico de guerra fría, el Comandante Guevara, pronuncióun enérgico discurso, saludando a los pueblos del mundo y haciendo un llamado a enfrentar el imperialismo, el colonialismo y el neocolonialismo. A defender el concepto de soberanía como prerrogativa de los pueblos independientes y de todos los pueblos, opuesta a la prerrogativa arbitraria e ilegal que pretenden imponer los Estados Unidos.  Es inaceptable que los principios universales consagrados  por los pueblos sean violentados.   

Por estos principios se sigue luchando en Cuba, Nicaragua, Venezuela, y en todos los pueblos donde los movimientos populares  resisten al dios Mamón, el dios del capitalismo, porque son irrenunciables y siguen vigentes, como la proclama  de “Patria o Muerte”.

Te puede interesar: Enaltecen legado de Ernesto Che Guevara en Nicaragua

Soy cubano y también soy argentino y, si no se ofenden las ilustrísimas señorías de Latinoamérica, me siento tan patriota de Latinoamérica, de cualquier país de Latinoamérica, como el que más y, en el momento en que fuera necesario, estaría dispuesto a entregar mi vida por la liberación de cualquiera de los países de Latinoamérica, sin pedirle nada a nadie, sin exigir nada, sin explotar a nadie. Y así en esa disposición de ánimo, no está solamente este representante transitorio ante esta Asamblea. El pueblo de Cuba entero está con esa disposición. El pueblo de Cuba entero vibra cada vez que se comete una injusticia, no solamente en América, sino en el mundo entero.