Podríamos describirlo de mil maneras y bastaría con decir: que fue leal hasta sus entrañas.

Un matagalpino, que mostró el verdadero rostro de la lucha en la dura convicción de sus acciones, que nos llevó por el camino de la verdad, demostrándonos con mucha fortaleza y dignidad lo que es la noble causa sandinista, para convertirnos hoy en esta gran familia.

Revolucionario, comandante, padre, poeta, patriota, guerrillero, visionario, defensor de las causas, elocuente y veraz; vimos que sus palabras eran armoniosas herramientas en sus escritos, al plasmar para las generaciones venideras el legado histórico del Sandinismo.

Tomás está vivo cuando vencemos al enemigo; está presente cuando logramos otra victoria para el pueblo; está con nosotros cuando portamos con fidelidad nuestras cuatro letras, FSLN.

Hoy podemos decirle que Seguimos Venciendo, que Somos Vencedores, que con firmeza seguirá siendo nuestra su Revolución.

Escrito por: Mina Martínez