La ruptura el pasado viernes de un dique minero de la empresa Vale en la ciudad de Brumadinho, en el sureste de Brasil, dejó al menos 169 personas fallecidas y 141 desaparecidas.

Los funcionarios indicaron que entre las víctimas fatales, al menos 169 han sido identificadas. Según la Fundación Oswaldo Cruz, existe el riesgo de brotes de fiebre amarilla y dengue, entre otras enfermedades, sin embargo, el Tribunal de Justicia de Brasil ordenó la libertad de las cinco personas que habían sido implicadas en el hecho, quienes fueron detenidas preventivamente el pasado 29 de enero para las labores de investigación en torno al dique.

Los dos ingenieros externos y los tres operarios de la empresa minera fueron acusados de falsificación de documentos ambientales. La Justicia brasileña bloqueó cuentas bancarias de la empresa minera por el valor de 6.000 millones de reales para resarcir a las familias de las víctimas.

Por su parte, el Instituto Brasileño de Medio Ambiente (Ibama), aplicó a la minera una multa de 250 millones de reales  por el desastre, confirmó el ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles.

La tragedia desató críticas y denuncias de distintas organizaciones ambientalistas, líderes políticos y expertos en gestión de riesgos, quienes señalan lo ocurrido como un crimen por negligencia de la empresa Vale, la mayor productora mundial de hierro.

Te puede interesar:

Advierten de un inminente colapso del vórtice polar del norte