Faltaban 15 minutos para las once de la noche del día viernes 25 de noviembre de 2016, cuando el Comandante en Jefe de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz marchó hacia la inmortalidad.  El mismo día, pero de 1956, en que el yate Granma soltó amarras con ochenta y dos combatientes del Movimiento 26 de Julio (M 26-J) a bordo  para iniciar la guerra por la liberación de la patria de Martí. Fue entonces que Fidel dijo: “Si salgo, llego; si llego, entro; si entro, triunfo».  Llegó Fidel, Raúl, el Che, Juan Manuel Márquez, Ciro Redondo, Efigenio Ameijeiras, Gilberto García Alonso,  Rene Rodríguez, Armando Rodríguez y Cesar Gómez y otros combatientes.  Quince héroes lograron sobrevivir y con solamente siete fusiles se internaron en la Sierra Maestra y triunfaron el 1 de enero de 1959.

Fidel Castro Ruz, desde su juventud izó la bandera de la libertad, el antiimperialismo y el socialismo como modelo de sociedad para el pueblo cubano.   Su pensamiento guió los movimientos políticos en América Latina, para cuestionar la dominación colonial, el despojo de los recursos naturales, la negación de las identidades culturales.  La Revolución Cubana demostró que es posible derribar las tiranías y enaltecer el orgullo de la identidad nacional, espléndida en sus diversidades, para defender la patria y hacer posible el Buen Vivir, la armonía entre los seres humanos y la Madre Tierra.  La Revolución asumida como proyecto de sociedad y humanidad, como se refería a la Revolución cubana el Comandante Fidel Castro: «Nuestra revolución es humanista porque humaniza al hombre».

Te puede interesar: Mensaje en ocasión de conmemorarse 5 años del Viaje a Otro Plano de Vida del Comandante de la Revolución Fidel Castro Ruz

Fueron años intensos los que navegó el Comandante Fidel, sobre las turbulentas aguas del bloqueo criminal, sanciones, intentos de asesinato, conspiraciones contrarrevolucionarias, todas derrotadas por la entereza de las ideas y la actitud firme, sin miedo a la batalla por las ideas.  Los anexionistas contrarrevolucionarios han sido y serán derrotados en la pelea virtual y en las calles, poblados y ciudades  de toda la Isla  donde laten millones de corazones fidelistas. 

En la memoria latinoamericana está presente la brillante oratoria del Comandante Fidel Castro Ruz, sus análisis certeros, el emplazamiento constante a defender la supervivencia humana amenazada por el voraz capitalismo contaminador, su visión profética de convertir a Cuba en potencia científica y deportiva.  Su fe en el futuro de Latinoamérica, tal como la tuvo José Martí, que hablaba con amor de “Nuestra América”, la misma que hoy rinde homenaje a Fidel Castro Ruz, en el quinto aniversario de su partida.  ¡Patria o Muerte! ¡Venceremos!