Hoy Septiembre del 2018, en Nicaragua Todos hablamos de Dialogo, pero, ¿de qué dialogo hablamos?  El  ejercicio que estaba destinado a resolver la crisis plástica[1], fracaso y se frustro porque no cumplida los más mínimos exigencias que garantizaran un camino hacia la solución de los objetivos prioritarios, “que se encuentran soluciones pacíficas y justas para todos[2]”.

Ese ejercicio no fracaso por la falta de voluntad del Sandinismo, son otros los factores que hay que corregir para construir las condiciones para reiniciar el dialogo y esos no los puede establecer la Conferencia Episcopal, le corresponde al Poder Ejecutivo esa labor, ¿porqué? Porque los obispos, si bien es cierto fueron invitados por el presidente para que sirvieran como mediadores y testigos en ese dialogo, abandonaron esa posición y asumieron los lugares en que los opositores no se supieron desarrollar.

La Internacional

Pero en esas condiciones los Obispos católicos también fallaron desde su  diseño, la convocatoria fue sesgada y excluyente, solamente llamaron a un grupo de ciudadanos que si bien tienen algo que decir, aunque no son representativos de la población, y dejaron por fuera a otros no cándidamente sino intencionadamente.

 

El diálogo social incluyente debe considerar las relaciones de comunicación entre distintas organizaciones, instituciones, asociaciones o grupos de personas, encaminadas a buscar algún tipo de acuerdo entre las partes.

 

Normalmente, el diálogo social se realiza a través de representantes de las diferentes fuerzas y sectores con representación de la sociedad, en él deben estar sentados todos los sectores que en estas realidades tengan algo que manifestar, desde las asociaciones de estudiantes, sindicatos, partidos políticos, organizaciones de empleadores.

 

Aunque la Conferencia Episcopal manifieste su “la disposición de trabajar con el gobierno y la opositora alianza cívica para que se pongan de acuerdo en un acuerdo político que le dé estabilidad al país”[3] otro ejercicio en iguales condiciones a las que se practicó anteriormente no puede haber.

 

Los llamados dirigentes estudiantiles, solamente reconocidos por la conferencia Episcopal y los empresarios, manifestaron que esa reunión tenía por objeto “Discutir la renuncia de Daniel Ortega, era una Capitulación del Gobierno” y entonces no había nada que discutir, cual fue la posición de los mediadores.

 

Los mediadores se dedicaron a expresar sus opciones políticas, ya reconocidas por todos y no a desarrollar su labor como tales, eran y son parte de la mesa de la oposición y por como actuaron y expresaron son los dirigentes de los insultos y ofensas expresadas en ausencia de argumentos.

 

Nadie, palabras dichas por los empresarios, llegaban a hablar de economía, ese era un costo que ellos estaban “dispuestos a pagar”[4] por la expulsión del país del Presidente Ortega, entonces sobre que era el dialogo, los mediadores (Parte de la mesa golpista) tenían guardado la agenda del golpe, en ese sentido que se dialogaba.

 

Quienes representan a los Sindicatos, a los Evangélicos, a los Campesinos productores de Nicaragua, a los Microempresarios…..NADIE, quienes representan a los Partidos Políticos, que aunque nos adversen son parte de los Nicaraguenses, a los profesionales, a la Juventud, a las Mujeres….NADIE.

 

Es un dialogo incluyente solo porque los líderes de la iglesia católica así lo dice?, NO, en ese ejercicio deben estar representados todos las fuerzas sociales, políticas, económicas del país, sin exclusión alguna.

 

Un dialogo en esas condiciones puede desembocar en una solución a la crisis del país no a la crisis creada artificialmente, si tenemos problemas, si queremos solucionarlos pero no podemos ni debemos renunciar a los sueños de una Patria Libre, Soberana  e Independiente de ello JAMAS.

POR PEPE CASAS

 

[1]Plástica porque si bien es cierto su existencia es una creación artificial de los EEUU con el objetivo de dar un golpe de estado al gobierno Sandinista.

[2]Monseñor Rolando Álvarez. En Informe Pastan.

[3]Cardenal Leopoldo Brenes, en Informe Pastran.

[4]Michael Healy, Presidente de UAPNIC.