En el norte de nuestro país, hay una microrregión donde los árboles cambian sus hojas al color particular del otoño.

Esta es la zona del Mogotón y los cerros circundantes al pequeño municipio de Mozonte. Los árboles protagonistas de este espectáculo son los “liquidámbar”. Su nombre es una palabra compuesta “liquido de ámbar”.

Esta especie pinta sus hojas de colores naranjas, rojos y amarillos. Comienzan el cambio a colores rojizos a mediados de diciembre.

Los árboles de liquidambar sólo sobreviven en ese lugar de Nicaragua y también se encuentran algunos en Yucul, Matagalpa. Sirven para la producción de agua y además, los utilizan para darle sombra a los cultivos de café de esa zona.

Fotografías tomadas por Heydi Gómez en la Comunidad el Naranjo, municipio de Mozonte.

Esta es una oportunidad para adentrarse en los senderos de las Segovias en busca de los colores de estos árboles que vigilan las montañas más heladas del país.