El 8 de mayo de 1985, hace 37 años, Gerardo Barreto cayó en combate en las montañas de Abisinia, Jinotega, donde la contra había tendido una emboscada al BLI “Germán Pomares Ordoñez”. El compañero Gerardo Barreto era un joven altruista, fiel a sus principios, dirigente ejemplar de la Juventud Sandinista 19 de Julio.

Gerardo Barreto vivió en la Colonia 14 de septiembre, departamento de Managua, estudió en el Instituto Manuel Olivares, donde se integró a la Juventud Sandinista 19 de Julio. A sus 14 años, participó en la Cruzada Nacional de Alfabetización. Llegó a tener cargo como secretario de la Federación de Estudiantes de Secundaria (FES) y fue miembro del Servicio Militar Patriótico.

Sobrevivió a la masacre en San José de las Mulas en 1983, donde la contrarrevolución asesinó a 23 jóvenes miembros de Juventud Sandinista. Gerardo ayudó a cargar los cuerpos de sus compañeros caídos en combate.

El entrañable revolucionario y amigo

El compañero Carlos Berroterán compartió con el Equipo de Barricada/Historia sus recuerdos de vida y de lucha con Gerardo.

Conocí a Gerardo Barreto Sequeira en 1981, siendo ambos estudiantes de secundaria del Instituto Nacional Maestro Gabriel.

Éramos jóvenes de 16 ó 17 años, miembros militantes de la Juventud Sandinista 19 de julio y recién salíamos de la Gran Cruzada Nacional de Alfabetización (CNA). En 1982, Barreto Sequeira fue integrado a la Unidad de Cañones, que se establecía en la Colonia 14 de septiembre”.

Gerardo Barreto participó en diciembre de 1983 en la batalla del café, en el municipio de El Cuá, como Jefe de Compañía, a cargo de 120 cortadores, enfrentando los ataques, que constantemente hacia la contra en esa zona.

Con el surgimiento de los BLI, batallones de lucha irregular conformados por miles de cachorros, para combatir a la contrarrevolución y vencer al imperio y su agresión contra Nicaragua a “Gerardo, lo nombraron como Político del Batallón de Lucha Irregular “Germán Pomares Ordóñez” el 25 de octubre de 1984, operaba en el sector del Alto Kilambé y El Cuá, Bocay. 

La última vez que lo vi fue el 16 de abril de 1985, en Jinotega. Nos comimos un refrescante sorbete en una sorbetera llamado Chupis, platicamos como dos horas bajo gaseosas y otra hamburguesa, nunca pensé que fuese la despedida.

El 8 de mayo me informaron de una emboscada en la Cuesta del Muerto y al día siguiente 9 de mayo supe y me confirmaron de la muerte de nuestro hermano, profundamente triste le dediqué una oración, no pude asistir a su entierro y bajo la lluvia pedí al Creador por él.

En el 37 aniversario, su ejemplo de joven sandinista y militante caído con sólo 20 años de edad, debería ser una luz que ilumine la senda de los nuevos jóvenes sandinistas y fundadores que respetemos la memoria de nuestros héroes.

 De su martirio una flor en su tumba no será suficiente, habrá que regresar sobre la senda de los héroes, aquellos que dieron todo sin pedir nada a cambio. Como un bello y generoso recuerdo queda la frase que reza…que la tristeza no sea unida jamás a nuestros nombres”.

Los sueños de Gerardo hechos realidad

Hoy estamos luchando para hacer realidad los sueños de Gerardo y de muchos héroes y mártires que abonaron esta tierra bendita con su sangre, que lucharon por una Nicaragua libre, por una Nicaragua justa, con más y mejores oportunidades para el más vulnerable, para el pobre, el obrero, el campesino. El acceso a una vivienda digna, salud y educación gratuita y de calidad, electrificación, agua potable y saneamiento, carreteras, financiamiento a los pequeños y medianos productores, programas sociales para los sectores vulnerables, son solo algunos de los muchos logros que se están concretando en esta segunda etapa de la Revolución Sandinista. Gerardo Barreto y los miles de jóvenes que cayeron en la guerra impuesta por el Imperio en los ochenta, soñaban con ver un día lo que hoy está cumpliendo el gobierno liderado por el Comandante Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo.

La Juventud Sandinista encuentra su inspiración en nuestros valientes héroes y mártires, que nos enseñaron a defender la Revolución, guiados por grandes sentimientos de amor hacia nuestro pueblo.

¡Gerardo, siempre presente!

Escrito por: Myurelt Madrigal

Agradecemos al Compañero Carlos Berroterán por su valiosa colaboración.