El Presidente–Comandante Daniel Ortega y la Vicepresidenta Compañera Rosario Murillo, participaron esta tarde de la presentación del recibimiento de cartas credenciales.

Mencionó a los Embajadores de El Salvador y a su esposa; al Embajador del Perú, al Embajador de Argentina, al Embajador de la República Árabe Saharaui, al Embajador de la República de Francia, a la Embajador de Honduras, al Embajador de Colombia, al Embajador de Rusia y su esposa; y a los Embajadores del Programa Mundial de Alimentos, de la Unicef y de la Oficina de Naciones Unidas de Servicios para proyectos y su esposa.

La Vicepresidenta Compañera Rosario Murillo dio la bienvenida y agradeció la presencia de los diplomáticos afirmando que estamos en una Nicaragua de paz, cariño y bien común.

«Damos la bienvenida a todos, saludamos al Señor nuncio apostólico representante del santo padre y decano del cuerpo diplomático Monseñor Waldemar Stanisław Sommertag, también saludamos al Secretario de la nunciatura Marcel Diouf» indicó la madataria.

En el acto estuvo presidido por el presidente de la República, comandante Daniel Ortega Saavedra y en el mismo estuvo presente el canciller de la República, compañero Denis Moncada Colindres.

El Comandante Ortega hizo mención de los distintos momentos en que Nicaragua ha sido intervenida por el injerensismo norteamericano

«En esta tarde cumpliendo con lo que establece nuestra constitución, esa constitución que la promulgamos después de las elecciones de 1984, fueron las primeras elecciones después del triunfo de la revolución; y cuando fuimos a las elecciones se abrió el proceso electoral, estábamos en plena guerra y el Gobierno norteamericano encabezado por el presidente Reagan lo que hizo fue tomar la decisión y encontrar a la oposición que estaba participando ya del proceso electoral, en ese momento habían varias fuerzas políticas, una de estas fuerzas políticas agrupaba a muchos partidos, y cuando parecía que todo caminaba normalmente, recibieron la directriz, la orden del gobierno norteamericano de retirarse de las elecciones, por que si participaban de las elecciones entonces se iba a legitimar al Gobierno, y se iba a debilitar la política de guerra que tenía el presidente Reagan contra Nicaragua, en cambio si se retiraban de las elecciones el Gobierno era ilegitimo y por lo tanto seguían manteniendo las condiciones para tratar de justificar la intervención en Nicaragua» indicó el mandatario.

En ese sentido recordó que el sandinismo no dudó en reconocer los resultados electorales de 1990 aún cuando eran adversos, y tampoco, cuando siendo oposición y teniendo la fuerza suficiente, jamás intentaron derrocar los gobiernos que le sucedieron.

“Porque por primera vez en la historia de este país, se empezaron a dar cambios de gobiernos, y el gobierno que encabezó la señora Chamorro, luego vino la candidatura del doctor Alemán y recibió todo el respaldo de la extrema derecha y recibió todo el respaldo del gobierno norteamericano y recibió todo el respaldo de los medios de comunicación que hoy se avergüenzan del doctor Alemán y con todo ese respaldo, con todo ese respaldo, ganó las elecciones”, aseguró.

Recordó que durante el Gobierno de Violeta Barrios de Chamorro hubo protestas de trabajadores  y sectores a los que se les habían arrebatado las reivindicaciones sociales alcanzadas con la revolución.

El Comandante Daniel, en ese entonces representando el sector de oposición, aseguró que insistieron en la negociación como vía de salida.

Y llegó un momento en que el que era el primer ministro del gobierno de la señora Chamorro, que manejaba todas estas situaciones, el ingeniero Antonio Lacayo, que en paz descanse, nosotros nos reuníamos con ellos en una sala, en otra sala estaban los trabajadores con sus ministros, debatiendo los temas que tenían que ver con sus derechos, tanto trabajadores de la ciudad como trabajadores del campo y ahí, nosotros con el ingeniero Lacayo y los Ministros, insistiendo, busquen como llegar a un acuerdo ahí, respetando las conquistas básicas, los derechos básicos de los trabajadores, de ahí no los van a poder sacar, entonces ya en el agotamiento llega el ingeniero Lacayo y me dice: Daniel, dice doña Violeta que te entregue las llaves de la presidencia, y que agarren ustedes la presidencia, porque ella no sigue ya, y yo le respondí; no, nosotros no estamos agarrando las llaves de la presidencia, nosotros vamos a agarrar las llaves de la presidencia a través de los votos, aquí ustedes son los que tienen la responsabilidad de darle solución a este problema y negociar y al final se logró la negociación”, resaltó.

El Presidente Daniel afirmó que en ese período, cada vez que se hacían elecciones, en Nicaragua había un representante de Estados Unidos, uno de ellos, de los más connotados y más potentes según el mandatario nicaragüense, fue el general Colin Powell, durante las elecciones del año 2006.

“Se reunió con el presidente y dio declaraciones dejando claro que Estados Unidos respaldaba a los candidatos demócratas y que no respaldaba al sandinismo, y que un regreso al sandinismo iba a ser rechazado por las políticas norteamericanas. Dicho así tranquilamente con el Presidente al lado, eso sucedía en todas las elecciones”, resaltó.

Gobierno y alianza con empresarios dio como resultado el crecimiento para Nicaragua

Aseguró que cuando el sandinismo logró alcanzar el poder ganando elecciones, “no han estado contentos, a pesar de que aquí, en Nicaragua a partir de nuestra experiencia, y la experiencia vivida también por los empresarios, por los trabajadores, por los sectores medios, en todas estas luchas cruentas, logramos plasmar un acuerdo, una alianza, entre los empresarios, que lógicamente los empresarios siempre votaban por los partidos  de derecha, financiaban a los partidos de derecha , los trabajadores, los productores de la ciudad, el campo, por los comerciantes, todos, ¿Para qué?, para ejercer una práctica de Gobierno, donde todo lo que fuesen leyes y pudieran causar polémica, tenían que ser discutidas en esa mesa”, afirmó.

Señaló que esa alianza dio como resultado que el país fuera reduciendo la pobreza y extrema pobreza, fortaleciendo el sistema de educación y de salud y avanzar en todos los campos, mientras también los empresarios iban ganando.

No obstante, recordó que había grupos que criticaban esa alianza a pesar del crecimiento sostenible que llevaba el país como mejor indicador, incluso durante la crisis financiera de 2008 que sacudió al mundo pero Nicaragua, al contrario lograba tener un índice de crecimiento.

“Habíamos logrado una gran fortaleza en esa unidad, sin compromisos en cuanto a la hora de elecciones que los empresarios lógicamente iban a votar por su candidato y a poner a su candidato y eso lógicamente era un mal ejemplo para la región y más allá de la región centroamericana, porque aquí cuando venían representantes de gobiernos latinoamericanos y caribeños nos preguntaban ¿Y cómo han hecho ustedes para lograr ese entendimiento, esa alianza con los empresarios y con los trabajadores? Porque ya lo intentamos y no es posible”, comentó.

En Nicaragua se produjo una protesta armada con el objetivo de destruir lo que se había logrado con el Sandinismo

Condenó que luego vino la conspiración y la protesta no pacífica. “No es la protesta pacífica que vemos en otros países, donde no vemos a nadie con rifles, excepto en los Estados Unidos que los que respaldan al presidente Trump andan desde fusiles, ametralladoras”.

Aquí vino la protesta armada, armada de fusiles, de escopetas, de ataques, de ataques las instituciones del Estado, de destrucción a los hospitales y quema de los hospitales, destrucción de las escuelas y quema de las escuelas, destrucción de las alcaldías y quema de las alcaldías, que eran los objetivos que tenían ellos, buscar cómo desbaratar todo lo que se había logrado construir en beneficio de los pobres, en beneficio del pueblo, porque el que va a un hospital público es la gente pobre, trabajadora, el que va a una escuela pública también, porque nosotros establecimos el principio, que se había roto en los anteriores gobiernos, de la educación gratuita, la salud gratuita, establecimos esos principios”, apuntó.

Refirió que hubo cantidad de policías asesinados en puntos de control de los golpistas, así como sandinistas que eran torturados cuando se les descubría su carnet para luego ser prendidos fuego. “Y ellos mismos filmaban el momento de la captura, filmaban el momento que los estaban rociando de combustible, filmaban el momento que le daban fuego y estaban ardiendo y lo pasaban por las redes”.

Paralelamente una campaña internacional feroz señalaba al sandinismo de asesinos y los golpistas retratados como pacíficos.

“Y llegó un momento que ya la población, la misma gente que simpatizaba con partidos duros de oposición al Frente Sandinista, empezaban a clamar que ¿Dónde está la Policía? ¿Dónde está el Estado?, hasta que finalmente, al cabo de meses, después de pasar por innumerables diálogos, donde planteábamos que se suspendieran esas posiciones que tenían con gente armada y los ataques contra la Policía y los ataques contra las escuelas y los ataques contra los puestos de salud, y los ataques contra las familias, los ataques contra medios de comunicación. Aquí, transmitido alegremente cuando le pegaban fuego a una radio, transmitido alegremente como una gran victoria. Y cada vez que asesinaban a un policía, lo torturaban, también lo transmitían alegremente por las redes y por algunos medios de comunicación. Situación aberrante”, manifestó.

Señaló que también se apoderaron de dos vehículos escoltas de la embajadora norteamericana, que alentaba estos crímenes, llamó a la Vicepresidenta Rosario Murillo solicitando poner orden.

Ahí sí, pero por otro lado decían: que no salga la Policía, que quede acuartelada la Policía, mientras ellos cometiendo crímenes y destrucción por todo el país. Y ya cuando salió la Policía a poner orden, entonces otra vez se recrudece la campaña. Y para los organismos de derechos humanos , tanto los de Naciones Unidas como los de la OEA, sencillamente, aquí no murieron sandinistas, aquí no murieron policías, no les ha preocupado investigar y lo que se dedicaron fue a hacer entrevistas, donde sin ninguna fundamentación acusaban a la policía, al Frente de haber matado a ciudadanos que habían fallecido en los hospitales por otras razones”, aseguró.

Dijo a los Embajadores que ahora pueden constatar que en el país existe libertad de expresión a pesar de que se acusa al país de prohibirla.

“Van a ver que hay televisión, con programas muy críticos al Gobierno diciendo incluso cualquier falsedad. Pero bueno, ya no es libertad de expresión sino que libertinaje. Ahí que griten, si ven, los diarios, los periódicos, tanto del periódico, que circula físicamente como los periódicos que son ahora, que circulan por las redes y dicen lo que les da la gana, inventan cualquier cosa”, añadió.

Resaltó que la manera en la que se maneja la comunicación actualmente se trata de un problema que no solamente afecta a Nicaragua sino también al mundo entero  y cómo muchos gobiernos, que se hace llamar de los más demócratas del mundo, toman medidas para controlar ese tipo de información.

Manifestó que no existe una nación perfecta y ni siquiera se ha logrado hacer cumplir principios firmados tras la segunda guerra mundial por todas las naciones del mundo incluida los Estados Unidos.

“La carta de Naciones Unidas. Esa carta está ahí, pero bueno, no se aplica a plenitud, no se cumple a plenitud, la carta de Naciones Unidas, y está claro también que el mundo a parte de esta pandemia, que provoca el virus, tiene un problema mucho mayor, que tiene que ver con la madre tierra, con la naturaleza, con el equilibrio que debe existir en el planeta, donde es la especie humana, llevada y conducida por las élites que tienen el poder económico y que no dan lugar a una sustentabilidad en el campo económico social para los pueblos, que no tienen la riqueza que ellos acumulan y que siguen pensando, hemos visto países que ellos se van a salvar. Y es lo que todos conocemos como el cambio climático, el Acuerdo de París, hemos ido para atrás, esperamos como lo anunció el presidente electo de los Estados Unidos, el Presidente Biden, que Estados Unidos se incorpore al Acuerdo de París y que logremos realmente avanzar alrededor del acuerdo”, resaltó.

Presidente Daniel Ortega agradece apoyo a Nicaragua tras huracanes Eta y Iota

El Presidente Daniel resaltó que cada día más el planeta se resiente y provoca más desastres naturales, prueba de ellos fue la llegada de algunos Embajadores a Nicaragua en momento que el país atravesaba dos huracanes de categoría 4 y 5.

“Y yo quiero reconocer y agradecer en nombre de nuestro pueblo, la cooperación, la solidaridad de pueblos, gobiernos de más allá de las distancias políticas e ideológicas, bueno, han aportado para enfrentar los daños que han dejado estos huracanes, tanto en Nicaragua, en Honduras, en Guatemala, países más afectados, lloviendo sobre mojado, porque por un lado la pandemia y luego estos huracanes. Agradecer, agradecer a los organismos internacionales de Naciones Unidas, hemos recibido cartas credenciales, que han actuado con mucha rapidez, incluso han hecho presencia en la zona del Caribe, algunos Embajadores que han hecho presencia también en la zona del Caribe demostrando sensibilidad, preocupación para buscar como traer un poco de alivio a estos pueblos, a estas zonas donde tenemos realmente desastres, pérdidas, de viviendas, destrucción de viviendas, en el Caribe y el todo el país, en todo el país, porque hasta la zona sur se vio afectada”, destacó.

El Presidente de Nicaragua concluyó celebrando la justa decisión, y el respaldo moral, de la entrega del Premio Nobel de la paz al Programa Mundial de Alimentos. “Así es que felicidades, querida compañera Embajadora del Programa Mundial de Alimentos, fue ya formalizada la entrega a través de videoconferencia el día 10 de diciembre, o sea hace 5 días, así que felicidades, felicidades y felicidades, bienvenidos todos”, destacó.