Se cumplen 42 años desde que la ciudad de León se convirtió en la primera capital de la Revolución nicaragüense. 

El 20 de junio de 1979, la juventud heroica de León expulsó a los contingentes de la Guardia somocista dando fin a los sitios, los asesinatos y torturas, con firmeza, disciplina y determinación liberaron la ciudad. La militancia sandinista, sin claudicar, ofrendó su vida para escribir una de las páginas de libertad de nuestra historia.

Para el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), alcanzar la libertad y derrotar a la dictadura somocista era el único anhelo en tiempos del feroz régimen oligárquico. 

Hubo batallas en los diferentes barrios de León, enfrentamientos con la Guardia Somocista. En un acto de valor y heroísmo, se tomaron el Comando de la 21, símbolo de terror de la dictadura somocista, dando inicio a la liberación. 

A partir del 20 de junio de 1979, el FSLN tuvo el control total de la ciudad, organizó mejor a la población, ejerció funciones de gobierno local y se dirigió a tomar el fortín de Acosasco, ubicado al sureste de León.

Cabe mencionar que, la Guardia Somocista contaba con 14 mil efectivos, artillería, tanques, tanquetas, aviones, tropas especiales, mercenarios extranjeros y apoyo de los ejércitos de Guatemala, Honduras y El Salvador, a través del Consejo de Defensa Centroamericano (Condeca).

León fue declarado el primer territorio libre de dictadura, desde el 20 de junio, cuando el FSLN tomó el control del comando departamental de la Guardia genocida. 

La historia reconoce como la primera ciudad liberada, la primera capital de la Revolución, porque algunos días antes del 19 de julio recibió a varios miembros de la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional y de la Dirección Nacional del FSLN y en el paraninfo de su entonces centenaria Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, se juramentó e instauró, el 18 de julio de 1979, el nuevo gobierno revolucionario y sandinista.

León fue vital para el proceso de la Revolución Popular Sandinista y en cada sitio se recuerdan las batallas, como la Casa Natal de Rigoberto López Pérez en el Barrio El Calvario; el Centro Cultural y Museo Rigoberto López Pérez (Antigua Casa del Obrero) donde el joven poeta ajustició a Anastasio Somoza García; el Fortín de Acosasco; la Galería Héroes y Mártires de León, dirigida por madres de veteranos del FSLN y héroes caídos; el Mausoleo a los Héroes y Mártires de la Revolución con su mural histórico de grandes proporciones y el Museo Casa Buzón “Los Bervis” en el Barrio Indígena de Sutiaba.