Se cumplen 50 años desde aquel 3 de abril de 1970, en el que los militantes y guerrilleros sandinistas, Luisa Amanda Espinoza y Enrique Lorente Ruiz, cayeron en combate en el barrio Ermita de Dolores, de la ciudad de León, perseguidos por la genocida Guardia Somocista.

Luisa Amanda Espinoza

Luisa Amanda Espinoza, nació el 19 de agosto de 1948, en Managua. Pertenecía a una familia numerosa, puesto que era la hija número 21 de doña Antonia Espinoza, lavandera en el barrio El Calvario, de Managua.

Su vínculo con el Frente Sandinista, empezó en casa de Doña Carmen, quien colaboraba con el FSLN y vendía comida en el barrio San Luis, de Managua. Ahí Luisa tiene la oportunidad de conocer y compartir con el Comandante Carlos Fonseca, José Benito Escobar, Julio Buitrago y otros compañeros dirigentes, los cuales frecuentaban esa casa.

Su primera labor para el FSLN, fue de llevar correspondencia a los compañeros clandestinos y era contacto entre las casas de seguridad en Managua.

Luisa Amanda Espinoza, de origen proletario, con 22 años cae en León, el 3 de abril de 1970.

Enrique Lorente Ruiz

Enrique Lorente Ruiz, nació el 19 de junio de 1944, en Santa Cruz de Estelí,  fue uno de los fundadores del Frente Sandinista de Liberación Nacional  y miembro de su Dirección Nacional Histórica.

En el año 1962, se traslada a vivir a Managua con sus padres, Francisco Lorente Ruíz y Cleotilde Ruíz Vallejo. Trabajó en los Tejidos de Gadala María como obrero.

Para el año 1963, trabaja junto a José Benito Escobar, Óscar Turcios, Silvio Mayorga y Víctor Tirado. Trasladaba papeletas del FSLN a las fábricas, con el objetivo de que los trabajadores se organizaran en Sindicatos..

Dos años más tarde, en el 1966, Enrique Lorente, cayó preso con otros compañeros y logró su libertad en el 67 con la amnistía que dio el gobierno de Somoza.

Después de un tiempo, se traslada a trabajar en León, en donde lo nombran responsable del Occidente del país.

Enrique Lorente Ruiz, muere combatiendo el 3 de abril de 1970, junto a Luisa Amanda Espinoza.

Luisa y Enrique símbolos de lucha del FSLN

La comandante Doris Tijerino, en una entrevista realizada el 3 de abril de 2019 en el programa En Vivo con Alberto Mora, en aras de haber recibido el Honoris Causa por la UNAN León, se refirió a los combatientes como el símbolo de lucha del Frente Sandinista de Liberación Nacional.

Para mí el simple hecho de haber caído juntos combatiendo, se sintetiza todo lo que el Frente Sandinista vino construyendo alrededor del tema de la participación de la mujer. La Luisita cae al lado de un compañero, ella recoge el arma del compañero porque él es el que primero cae. Ella resultó herida, pero disparó”, expresó Tijerino.  

Al recordar a Luisa, la comandante destacó que “ella sintetiza lo mejor del Sandinismo, viene de una extracción muy humilde, muy pobre, proletaria, con un espíritu de superación muy grande.  Simboliza todo lo que el Frente plantea en la lucha de liberación de la mujer, no es un problema entre hombre y mujer, es un problema de la sociedad y juntos hemos ido avanzando”, dijo.

De igual manera, relató que a Enrique “lo conocí personalmente, había caído preso antes y logramos liberarlo, me lo encontré en una casa de seguridad, probablemente sea una de Altagracia. Era muy valiente, muy firme”, resaltó.

“Era un obrero y una mujer de extracción trabajadora. Y Sandino dijo: solo los obreros y los campesinos llegarán hasta el final”, subrayó Tijerino.

Cada 3 de abril, las familias nicaragüenses recuerdan y conmemoran el paso a la inmortalidad de estos combatientes heroicos del Frente Sandinista. En el año 2016, se inauguró en honor a ellos un monumento y mural en el barrio Ermita de Dolores, lugar donde derramaron su sangre por la libertad de Nicaragua.

¡Hasta la Victoria Siempre!

Fuentes:

Barricada. Testimonio de Comandante Doris Tijerino en programa En Vivo