La Asamblea Nacional de Nicaragua, proclamó el Decreto No. 37-006, el 15 de junio del 2006, que fue publicado en la Gaceta Diario Oficial No. 122 del 23 de junio del mismo año.  Este decreto declara que el 19 de noviembre de cada año se celebra el “Día Nacional Garífuna” a fin de que se difunda entre los nicaragüenses la expresión y preservación de la lengua, arte, cultura y valores del pueblo Garífuna de Nicaragua.

Los garífunas o “Caribes negros” son un pueblo de origen y lengua Arawak, que poblaron desde tiempos ancestrales las islas del caribe oriental, particularmente San Vicente y Dominica.  Los habitantes de San Vicente (Yuruméin) se mantuvieron libres, con autonomía y autogobierno, hasta fines del siglo XVIII, cuando se transformaron en zonas de plantaciones de caña de azúcar.   La producción de azúcar fue la base económica del sistema esclavista basado en la migración forzada de millones de africanos, que fueron traídos a la cuenca del Mar Caribe y otros territorios del continente americano.

Te puede interesar: 34 años de Autonomía Multiétnica en la Costa Caribe

En la lucha por mantener su libertad, los indigenas arawakos recibieron a muchos esclavos fugitivos (cimarrones), que se integraron a las comunidades indígenas.  El último bastión de los caribes independientes en el norte de la isla de San Vicente, fue liderada por Santuyé (Chatoyé), que en 1795 organizó una rebelión armada para expulsar a los ingleses de la isla, lo que duró más de un año.  Franceses e ingleses esclavistas desataron una feroz persecución contra los garífuna y deportaron a los sobrevivientes a la Isla de Roatán (Honduras) en abril de 1797.   En los litorales hondureños, los garífunas fundaron las primeras comunidades, en las cercanías de Trujillo.  Después, se extendieron hacia la norte, llegando en 1802 a La Buga, en la boca del Río Dulce, en el departamento de Izabal, Guatemala, en lo que hoy se conoce como Livingstone.  Más adelante, fundaron otras comunidades en Belice y se expandieron a principios del siglo veinte a Laguna de Perlas, estableciéndose en cuatro comunidades, siendo la principal Orinoco, fundada en 1912 por Joseph Sambola, conocido como “Baba John”, que vino de Sangri Laya, comunidad garífuna localiza en la Costa norte de Honduras.

El pueblo Garífuna  está en proceso de revitalizar su lengua, cosmovisión e identidad.  Su lengua, música y danzas fueron proclamadas por la UNESCO en el año 2002, como “Obra maestra del patrimonio oral e inmaterial de la humanidad”.

Fuente:

Kensy Sambola. (2007). Territorialidad de la comunidad de Orinoco, desde la cosmovisión garífuna.