El 9 de febrero de 1983, hace 38 años, cayó en combate Donald Argüello, joven integrado a la defensa de la Revolución en el Batallón de Infantería de Reserva 30-72 de la Juventud Sandinista 19 de Julio. El Equipo Barricada/Historia comparte una breve biografía este heroico compañero de la juventud.

Nació el 13 de julio de 1963 en la comarca La Peña, Tecolostote, hijo de Marina Adilia Blanco y Luis Napoleón Argüello, tuvo seis hermanos y una infancia dentro de un hogar humilde. Ante las vicisitudes de la vida, su madre migró a Rivas donde Donald estudió las primeras letras, culminado su formación primaria en la Escuela Mixta de Tecolostote. 

Luis Napoleón, lo recuerda y agradece el homenaje a su hermano caído, entre sus recuerdos están: “Desde pequeño tenía un espíritu de superación… tenía la gran preocupación de superarse, decía que la Revolución algún día iba a triunfar y que los niños ya no iban a ir a la escuela descalzos” reflejando el humanismo de Donald, así como su integración en los Comités de Defensa Civil y posteriormente haciendo trabajo logístico en la Cruzada Nacional de Alfabetización.

Un joven que estuvo dedicado a apoyar las actividades revolucionarias después de triunfo de la Revolución Popular Sandinista. En 1980 el compañero Enrique Siles lo integró en las tareas de la Cruzada Nacional de Albetización, realizando trabajo como logístico en Tecolostote.

Se trasladó a Managua y comenzó sus estudios de secundaria, pero continuando sus actividades como parte de las Milicias Populares Sandinistas (MPS) y posteriormente pasó a ser parte del Batallón de Infantería de Reserva 30-72 de la Juventud Sandinista 19 de Julio.

Casi dos meses después de la primera movilización del batallón, un miércoles 9 de febrero las tropas que estaban ubicadas en la zona de La Leona, en la comunidad de El Rosario, Murra, departamento de Nueva Segovia, un grupo de 200 contrarrevolucionarios se enfrentaron contra 60 jóvenes, que se enfrentaron en un combate desigual, pero sin bajar la guardia ante el ataque de La Contra. 

El resultado de aquel desigual combate fue un caído por parte de las tropas el batallón, Donald Argüello, a tan sólo unos meses de cumplir sus 20 años de edad, ofrendó su vida combatiendo, dando la pelea a los colores de nuestra bandera azul y blanco junto a sus compañeros de combate que año a año le rinden homenaje a su memoria como un joven revolucionario hasta el último momento de la batalla.

En su natal Tecolostote en los años de la Revolución, se nombró en su honor al Instituto “Donald Argüello Blanco”, pero fue retirado en los años de gobiernos neoliberales. En este contexto de nuestro buen Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional se ha recuperado el nombre y nuevamente el centro de estudio, lleva por nombre Instituto Donald Argüello, en memoria al caído combatiente histórico. 

Sus compañeros del BIR 30-72 año con año conmemoran esta fecha junto al pueblo Tecolostote, el Instituto y familiares de Donald, quienes se reúnen para recordar a su hermano de lucha que valoran su entrega por la Revolución: “suerteramente habemos hombres y mujeres que Dios nos lleva a la lucha diaria, que nos mueve por la paz, por el amor, por la reconciliación, por reconocer a nuestros santos. Hablo de los santos que estuvieron en las catacumbas, que se alistaron en las Milicias, en los Batallones de Reserva, en los BLI. Nuestros santos: Donald Argüello, Marlon Zelaya, cada hermano caído es nuestro santo y debemos ser como San Pedro con nuestros santos, ir a predicar el amor, la verdad, la Revolución, la Patria liberada a cada lugar que vayamos. Vivan la memoria de nuestros hermanos caídos”. William España

Este día rendimos homenaje a este joven defensor de la Revolución Popular Sandinista, que dio su vida para que Nicaragua siga siendo libre y soberana. 

¡Honor y Gloria al combatiente Donald Argüello!