“Yo ¿Cómo me veo desde afuera? y ¿Cómo quisiera que me viera el pueblo hasta después de muerto?, Edén, el luchador social”, Comandante Edén Pastora.

Este 16 de junio, se cumple el primer aniversario del tránsito a la inmortalidad del Comandante Edén Anastasio Pastora Gómez, conocido nacional, mundial e históricamente como el “Comandante Cero”.

Trascendió en las páginas de la historia nacional e internacional aquel 22 de agosto de 1978, cuando al frente del Comandando “Rigoberto López Pérez” realizó la Operación “Carlos Fonseca, muerte al somocismo” o mejor conocida como “Operación Chanchera”, acción con la cual fue tomado el Palacio Nacional y se logró liberar importantes cuadros del Frente Sandinista de Liberación Nacional, como el Comandante Tomás Borge Martínez.

Sandinista y revolucionario

E Comandante Edén Pastora aseguraba que “el sandinismo es la fuerza indestructible y ¿Por qué es indestructible el frente sandinista de liberación nacional? Porque está basificado en ideales, en el pensamiento de Sandino, porque somos patriotas, porque amamos a nuestro pueblo y queremos que nuestro pueblo sea uno grande, que estudie, que trabaje, que ame a su familia, que crea y eduque a sus hijos, queremos un pueblo fuerte, sano, ese deseo y pensamiento de valores sandinista, eso nos hace invencible e indestructible”.

En una entrevista brindada a Juventud Presidente, el Comandante destacó con orgullo, “El momento más importante y glorioso de mi vida, el momento más histórico, el momento que yo lo recuerde con mayor satisfacción, muchos creen que es la Toma del Palacio, no, no es eso, otros creen que es haber evitado que entrara la contra por el sur, no, no es eso; el momento más importante, más glorioso de mi vida, fue cuando me hice sandinista, cuando aquel cura me hablo de Sandino”, resaltó el Comandante Edén Pastora en una .

Asimismo, aseguró que “la operación del Palacio Nacional, va ser un parteaguas, pero nada de eso hubiera podido hacer yo, sino hubiese sido sandinista y revolucionario”.

Su infancia

Nació en Ciudad Darío, Matagalpa, el 22 de enero de 1937. Su infancia estuvo marcada desde los siete años por el asesinato de su padre a manos del Jefe del Estado Mayor de la Guardia Nacional.

Realizó sus estudios de secundaria en la escuela de jesuitas en Granada, donde el destino lo llevó a conocer, por medio de su profesor de historia, la gesta del General Augusto C. Sandino, que lo inspiró para integrarse en la lucha guerrillera que ya habían empezado otros movimientos de la época.

En el año 1959, junto a varios guerrilleros fundó el Frente Revolucionario Sandino, en honor al General Sandino y su legado de patriotismo y guerrero de la libertad por Nicaragua. Este movimiento estaba integrado, además, de Edén Pastora, por el veterano del EDSNN Lázaro Cárdenas, Leónidas Rodríguez, Santiago Mateo Jirón, Hugo Cuadra, Rogelio Hernández, los hermanos Alejandro y Harol Martínez Sánchez, Faustino Ruiz “El Cuje”, entre otros compañeros revolucionarios.

En 1960, unas de sus acciones guerrilleras fue la incursión en la zona de El Dorado, Nueva Segovia, de donde se trasladó a Honduras a continuar su preparación para seguir en la lucha contra la dictadura somocista.

Integración al Frente Sandinista de Liberación Nacional

El Comandante Pastora, poco después de la fundación del Frente Sandinista de Liberación Nacional en 1961, tenía contacto con el nuevo movimiento que surgió para ser la vanguardia en la gesta heroica contra la dictadura militar somocista.

Siempre se mantuvo vinculado en las actividades de preparación de combatientes guerrilleros dentro de las filas del Frente Sandinista de Liberación Nacional.

Cuando venía de Matagalpa a participar en la manifestación del 22 de enero de 1967 en la Avenida Roosevelt de Managua, Edén Pastora fue capturado por la Guardia Nacional, para ser torturado por los guardias. Pasó encarcelado un poco más de un mes. Por medio de una amnistía otorgada por el Congreso Nacional, fue liberado el 4 de marzo.

Estuvo en las filas del Frente Sandinista de Liberación Nacional preparándose, siendo un militante comprometido con la causa de lucha libertaria.

La toma del Palacio Nacional

El Asalto al Palacio proyectó la imagen del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) a nivel internacional y el lugar donde “sesionaban” los congresistas de la corrupta dictadura somocista, para que el mundo conociera que una revolución armada estaba dispuesta a derrocar al dictador.

Se volteó la mirada hacia Nicaragua, se conoció del régimen que mantenía en la exclusión social a la población y se mantenía en el poder con la represión sistemática y violenta.

“Fue un parteaguas en la historia de Nicaragua” afirmaba el mismo Comandante Cero al recordar en 2018, los 40 años de esta gesta histórica.

En el acto del 40 aniversario de la Toma del Palacio, el Comandante Daniel Ortega expresó: “Y bueno, con Edén, el Jefe del Comando Rigoberto López Pérez, hoy en el 40 Aniversario de esa histórica Gesta, aquí están algunos de los Hermanos, de extracción totalmente popular, que se han mantenido firmes, leales, vienen de familias humildes”…

Responsable del Frente Sur “Benjamín Zeledón”

El Comandante Edén Pastora, posteriormente al cumplimiento de esta Operación, regresó a Nicaragua para asumir el mando del Frente Sur “Benjamín Zeledón”, que operaba en la ciudad de Rivas y la frontera sur con Costa Rica.

En el Frente Sur, el Comandante Pastora, estuvo a cargo de la preparación político militar de los grupos internacionalistas que se unieron en solidaridad por la liberación de Nicaragua durante los años 1978 y 1979.

El Frente Sur era unas de las principales zonas atacadas por la Guardia Nacional y por órdenes directas del dictador Somoza Debayle.

El 19 de julio de 1979 triunfó la Revolución y con ellos llegaron nuevas tareas en el proyecto revolucionario. Recibió los grados honoríficos de Comandante Guerrillero y el grado militar de Comandante de Brigada. Ocupó hasta el año 1981 el cargo como Vice-Ministro del Ministerio del Interior.

En 2007 fue nombrado Delegado de Desarrollo de la Cuenca del Río San Juan.