El 11 de abril de 1979, hace 41 años, en el escenario de la II Insurrección de la heroica ciudad Estelí, cae en combate, el compañero Juan Alberto Blandón “Froylán”.

Hijo de Dominga del Carmen López Arcia y Alberto Leónidas Blandón Castillo. Su núcleo familiar estuvo conformado por la militante sandinista, Doribel Úbeda Herrera y sus tres hijos: Onfalia Violeta, América Adelina y Juan Alberto Blandón Úbeda.

A finales de los años 60 hasta 1975, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) pierde una cantidad de militantes, Estelí es golpeado por la pérdida de hijos valiosos como Alesio Blandón, Filemón Rivera, Enrique Lorente, Rufo Marín, Leonel Rugama, entre otros.

En respuesta, el FSLN se organiza y se nutre de nuevos compañeros y es en ese contexto de acumulación de fuerza en silencio, clandestinidad y durante su culminación de estudios secundarios en el Instituto Nacional Central Miguel Ramírez Goyena en Managua, Juan Alberto es reclutado por los compañeros Julio Buitrago Urroz y Roberto Amaya para formar parte del movimiento estudiantil que nutría las filas del FSLN.

Te puede interesar: Recordando al Comandante Filemón Rivera Quintero “Macario”

En el período de 1967 a 1975 se integra al trabajo clandestino y junto a los compañeros Igor Úbeda, Tobías Gadea, Oscar Benavidez, Filemón Rivera, Alejandro López Guillen, Augusto Salinas Pinell, Ernesto Morazán, Amílcar Lorente, Alfredo Lazo, entre otros; forma parte de las estructuras del FSLN (Regional Norte) y participa en diferentes tareas de apoyo y colaboración como parte de la labor organizativa, logística y de seguridad del FSLN en apoyo a los focos guerrilleros en el norte del país.

Trabaja como vice Gerente del Banco de América en Estelí hasta que fue detectado por la guardia y es tomado prisionero y torturado por la dictadura en el período 1974 – 1976, (3 meses preso en la cárcel de Ocotal y 13 meses en la cárcel Modelo de Tipitapa) es enjuiciado en un Consejo de Guerra junto a otros compañeros producto de la represión que la dictadura desata en todo el país.

Su aporte en la consolidación  del FSLN

En 1976, el FSLN continúa consolidando sus estructuras en Estelí; bajo la dirección del Comandante José Benito Escobar y después de salir de la cárcel, Juan Alberto se reintegra al trabajo organizativo del FSLN, reclutando compañeras y compañeros, conformando estructuras de apoyo clandestino a través de las comunidades eclesiales de base, propiciando avances importantes en el desarrollo de la etapa pre insurreccional.

Se consolida el Frente Norte Carlos Fonseca Amador y bajo la dirección del comandante Francisco Rivera, Juan Alberto y otros compañeros participan en los preparativos de la insurrección de Septiembre de 1978, pasa a la clandestinidad y vida guerrillera en la montaña y como jefe de unidad de combate forma parte del destacamento guerrillero (3 escuadras guerrilleras) que conforman la columna guerrillera Filemón Rivera que inician la insurrección en Estelí.

Te puede interesar: David Tejada Peralta, valiente luchador por la liberación de Nicaragua

Esta insurrección tiene como principal jefe militar al comandante Francisco Rivera Quintero “El Zorro”.

El FSLN lo designa a formar parte del Estado Mayor del Frente Norte Carlos Fonseca Amador, ya en ese momento dirigido por los comandantes Germán Pomares Ordóñez y Francisco Rivera. Como jefe de columna guerrillera dirige combates en Achuapa, El Guaylo, El Tular, Los Araditos, La Tompson, donde se inicia la insurrección de Abril.

Participa como segundo Jefe militar en la insurrección de abril en Estelí y cae en combate contra la dictadura el 11 de abril de 1979.

Juan Alberto y sus poemas

El militante Sandinista Juan Alberto Blandón López escribió un sin número de poemas con contenidos románticos, sociales y políticos, entre estos poemas, está:

BANDERA

Quiero que cubra tu sombra el paso de tus hijos bueno,

que descalzos y serenos reptan como anacondas.

Quiero que cubra tu sombra sus veraces esperanzas

de derrocar la ignorancia que nos humilla y asombra.

 

Quiero que cubra tu sombra,

el caudal de sus virtudes,

y las buenas actitudes

que a ellos les corresponda.

 

Quiero que cubra tu sombra lo bueno virtual y santo y el calor de tu manto

al humilde que te nombra.

Autor: Juan Alberto Blandón López, Noviembre 1970.

CARMELITA, ALGÚN DÍA SERÁ MEJOR

Cuando el río se arrastraba en su trayectoria de sangre y eran rescoldos del pueblo como una eterna canción Las ávilas, la joya, La ceibita,

San Lázaro, el aguacate y el playón

iban ellas, antes que rallara el sol para aprovechar el día

con la maleta de ropa sucia

el lunes, martes y miércoles,

para aprovechar y entregar

el resto de la semana;

¡Jodido! Así se lava y se plancha

como lo hacía doña Virginia

desafiando el sol y al destino,

con la tez negra, muy negra

y las manos blancas, muy blancas quede lavar, lavar y lavar reflejaban el color de su alma,

manos que lavando y planchando exigían liberación,

cuando la miseria aprisionaba

una casucha a la orilla de la quebrada, en la orilla del zapote

como una triste canción pero lavando de sol a sol

y planchando hasta la media noche le sacó ventajas al régimen

y soñó cambiar al sistema pues más de una vez le oí decir

¡Carmelita! Dicen que vendrá el agua potable,

¡algún día será mejor!

Parió hijos y los crió a punta de plancha

pagó el precio de la dignidad cuando murió llamando al mayor

que la guardia lo perseguía

mientras aquel en la montaña

peleaba como los hombres

para que los sueños de su madre

fueran una realidad

porque él también la oyó decir

¡Carmelita! Algún día será mejor

Estelí, enero 1971. J. A. B. L.

 

Autores de la Biografía:

María Martha Blandón y Pablo Antonio Blandón