Estelí es conocida como “Ciudad de los Murales”, sus coloridas paredes adornan las calles del municipio y  a través de los murales se cuentan historias sobre la patria, la revolución y la paz.

Los murales han tenido un espacio importante dentro de los procesos revolucionarios como un registro de la historia y la cultura. En muchas ciudades de Nicaragua y especialmente en Estelí, durante las primeras etapas de la revolución Sandinista las paredes comunicaban al pueblo mensajes sobre historia, lucha y revolución.

En septiembre de 1978, durante la insurrección de Estelí contra la dictadura  Somocista muchos murales históricos desaparecieron luego de los bombardeos que destruyeron la ciudad y acabaron con la vida de miles de personas. Sin embargo desde el triunfo de la Revolución Popular Sandinista se desarrollaron diversos proyectos con cooperación internacional para profesionalizar e incentivar a los muralistas, simultáneamente se crearon talleres populares dirigidos a la niñez.

En los últimos diez años las instituciones públicas y otras organizaciones han retomado con fuerza el muralismo, abriendo espacios y creando estrategias que promuevan el arte como formas de expresión y formación popular, ahora llevando mensajes de paz.

Actualmente y como resultado de procesos desestabilizadores en el país, muchos murales y monumentos de Estelí sufrieron daños totales o parciales,especialmente las obras que reflejaban la revolución y el rojinegro de la bandera del FSLN.

A partir de la liberación del municipio el 19 de Junio de 2018, el pueblo y las instituciones públicas empezaron a trabajar para recuperar la normalidad y la paz, parte de este proceso incluye la restauración de los murales y monumentos dañados, como el caso del monumento al comandante de la revolución José Benito Escobar.

Durante esta segunda semana de julio, un equipo de artistas organizados desarrollará actividades para restablecer los murales y monumentos, que son los libros de historia pintados en las calles del pueblo.