El 30 de abril del 2012, hace 10 años, pasó a la inmortalidad el Comandante Tomás Borge Martínez, a la edad de 81 años. Miembro fundador del Frente Sandinista de Liberación Nacional, a través de su trayectoria de lucha en la Revolución Sandinista, se convirtió en una de las figuras más destacadas de la historia nicaragüense y latinoamericana.

El día de hoy, compartimos el poema «Nicaragua», escrito en la Cárcel de Tipitapa, el 13 de agosto de 1977.

 

Nicaragua

Desde mi celda
te amo
volcán
tinaja quebrada
canoa entre peces
esquivos

Amo
tus muslos lineales
tus ojos enseñando
sus dientes
tu llanto
pirotécnico.

En los dos años de prisión y torturas, a pesar de los vejámenes a los cuales fue sometido, jamás reveló ningún detalle sobre los compañeros en la clandestinidad y sobre la organización del FSLN.

Hay mucho que decir de Tomás. Él es Valentía, Coraje y Lealtad. En un sinnúmero de ocasiones nos dio lecciones de verdadera solidaridad, firmeza, abnegación, generosidad. Nos acompañó durante la lucha en la oscuridad de los dieciséis años de gobiernos neoliberales, manteniendo la llama viva de la esperanza.

Seamos como Tomás, nobles, llenos de amor a Nicaragua y a su pueblo. Dejemos que sus convicciones inquebrantables nos inspiren. Siempre tengamos presente el legado inmenso, contenido en una de las frases, que mejor representa su grandeza: «Mi venganza personal será el derecho de tus hijos a la escuela y a las flores».

El Comandante Tomás Borge Martínez vive en los corazones de todos los revolucionarios conscientes, que día a día están luchando por este proceso.

Escrito por: Marina Gutiérrez