Durante una conferencia telefónica el canciller ruso, Serguéi Lavrov, aconsejó a su par norteamericano, Mike Pompeo, de no intervenir en los asuntos internos de Venezuela, incluyendo el uso de la fuerza.

Según HispanTV, la Cancillería rusa afirmó que estaba dispuesta a celebrar consultas sobre Venezuela en el marco de la Carta de la Organización de las Naciones Unidas.

Por otro lado, el reconocido actor estadounidense Danny Glover se pronunció en contra de las sanciones impuestas por Estados Unidos, las cuales afectan enormemente al pueblo de esa nación y pretenden destruir las conquistas alcanzadas por la Revolución Bolivariana en los últimos 20 años.

Russia Today destacó las palabras de Glover al explicar que la situación que atraviesa la nación bolivariana es consecuencia de un plan planeado con detenimiento para crear el colapso: «Todas estas fuerzas conspiradoras estaban ahí (…) para socavar la voluntad de la gente», dijo.

«Tú tomas los miles de millones de dólares, que legítimamente le correspondían a los venezolanos, impones sanciones para que no puedan usar su propio dinero y recursos, y luego vienes a salvarlos», cuestionó el actor en entrevista con The Real News Network.

Hizo referencia a los gobiernos de Canadá y EE. UU., los cuales tienen intereses en la industria minera y petrolera de Venezuela, lo que explica toda la estrategia utilizada contra la nación suda­mericana. «Las corporaciones gobiernan el mundo, dictan la política, incluso pueden crear una crisis monetaria que desestabilice las economías», añadió Glover.

Desde el pasado 23 de enero, cuando Juan Guaidó, diputado de la Asamblea Nacional venezolana (declarada en desacato en 2016 y controlada por la oposición), se autoproclamó «presidente interino» del país, Nicolás Maduro declaró las intenciones de la Casa Blanca, de pretender imponer un gobierno que sea manipulable y responda a los intereses de Estados Unidos y no del pueblo venezolano.

Es importante señalar que el legítimo presidente de esa nación, Nicolás Maduro, ha reiterado su disposición a un diálogo tanto con la oposición como con EE. UU., sin embargo, ambos se niegan a sentarse a la mesa de conversaciones.

PRECISIONES

  • En la escalada de la estrategia de intervención de Estados Unidos de América en la República Bolivariana de Venezuela, Washington recurre una vez más al amparo del antidemocrático Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas como primer paso de una «intervención humanitaria» contra el pueblo venezolano, es decir, de una agresión militar a Venezuela.
  • Las agresiones de Estados Unidos a la exYugoslavia, Irak y Libia, tuvieron como preludio la denuncia ante el Consejo de Seguridad de situaciones de supuestas graves y masivas violaciones de naturaleza humanitaria, o falsas alegaciones sobre la capacidad de utilizar armas de exterminio en masa.
  • Al propio tiempo, intenta deslegitimar y acusar de cuanta «atrocidad» fuera posible en este planeta, al único y democrático Gobierno venezolano, el bolivariano.
  • Según el texto que la potencia imperial pretende imponer contra el pueblo venezolano y todos los pueblos y personas dignas en este mundo, serían las autoridades bolivarianas y no la oposición golpista, las responsables de la violencia y el uso excesivo de la fuerza.

TOMADO DE GRANMA