El periodista italiano Andrea Tornieli, Director Editorial de los Medios de Comunicación de la Santa Sede, del Dicasterio para la Comunicación, acompañó al Compañero Francisco Javier Bautista Lara, en el recorrido por las instalaciones de Radio Vaticana y la capilla desde donde se transmite diario la misa en latín y se lee el Evangelio en varios idiomas. Después intercambiaron cordiales opiniones sobre la importancia de la comunicación social en los tiempos actuales, coincidiendo, como exhortó Su Santidad en la conferencia con comunicadores católicos (junio 2020): “debemos proteger la comunicación, ser capaces de construir puentes”, ayudar a formular “juicios sólidos basados en una presentación clara e imparcial de los hechos y comprender la importancia de trabajar por la justicia, la conciencia social y el respeto a la nuestra casa común”.

Tornieli explicó la compleja y diversificada red de comunicación del Vaticano que incluye unos 250 funcionarios que difunden mensajes en cuarenta idiomas, con colaboradores de distintos países y repetidoras en emisoras católicas en muchos lugares. Andrea precisó las limitaciones económicas de los medios del Vaticano por el COVID que obligó a cerrar los museos, una fuente de ingreso. En la era digital se difunden más los espacios virtuales que los impresos. Incluyen, no solo lo que dice el Papa, las entidades de la Santa Sede, la dinámica de las iglesias locales, sino que, como cualquier medio global, opiniones y noticias de distintos actores que no representan la posición oficial del Vaticano y que, en ocasiones, puede prestarse a confusión. Debemos ser cuidadosos -afirma-, aunque no es fácil, para apostar por una información balanceada; evitar lo que el Papa dijo: hablar “apresuradamente con adjetivos y adverbios” que descalifiquen e ignoren las realidades.

Bautista comentó sobre las consecuencias del cambio climático en Centroamérica y el Caribe, los dos recientes huracanes que impactaron la costa nicaragüense y causaron daño en la Región, lo que agrava los efectos de la pandemia. Ello demanda Justicia climática, solidaridad y responsabilidad de todos los países frente a las convenciones de las Naciones Unidas. Ambos reconocieron la importancia de destacar esa problemática, coincidente con la encíclica Laudato si del Papa y la Agenda 2030 de Naciones Unidas.

Comparten que los medios de comunicación pueden promover esperanza, solidaridad y compromiso, contribuir a comprender las necesidades y particularidades de los pueblos, creyentes y no creyentes, en la diversidad del mundo, que, a pesar de las diferencias, tenemos múltiples coincidencias que hay que visibilizar para la convivencia y superar juntos los retos contemporáneos.