El Señor Panos Kalogeropoulos, Embajador de la República Helénica y el Compañero Francisco Javier Bautista Lara, Embajador de Nicaragua, tuvieron un Encuentro Amistoso en el que conversaron sobre Cultura, Religión, Historia y acontecimientos actuales.

Se refirieron a la pandemia que afecta al Mundo, a la necesidad de medidas balanceadas frente a un fenómeno incierto; al reciente terremoto que afectó el Sur de Grecia, que al igual que Nicaragua, estos Fenómenos Naturales han estado presentes a lo largo de su Historia; también sobre los huracanes en el Caribe que penetraron en Nicaragua y Centroamérica, síntomas del deterioro medioambiental que requiere responsabilidad por todas las Naciones, demanda Justicia Climática, Solidaridad, Cooperación sin condiciones; y compromiso con las Convenciones de Naciones Unidas sobre el asunto.

En Grecia, el 90% de la Población es Cristiana Ortodoxa, es casi parte de la Identidad Cultural y Social; hay -dice Panos-, unos 300 millones de Ortodoxos en el Mundo.

En la Historia, la Fé ortodoxa fue agredida por incursiones musulmanas de Oriente, hasta la conquista de Constantinopla, antigua Ciudad Helénica, por un lado; y la presión Católica Occidental. A pesar de ello, se han preservado las tradiciones de las Iglesias Cristianas de Oriente, muy similares, pero con gestión conciliar y no monárquica. También recordó que la mayor parte del Nuevo Testamento fue escrito en griego: Tres de los cuatro Evangelios y el Apocalipsis.  

La Iglesia Católica promueve el Diálogo Interreligioso, con confesiones no cristianas, y el Diálogo Intercristiano con Ortodoxos, Luteranos y otros.

El 20 de Octubre tuvo lugar en el Vaticano el 34° Encuentro promovido por la Comunidad de San Egidio (iniciado por Juan Pablo II, 1986). El Patriarca de Constantinopla Bartolomé I y Representantes de Iglesias Ortodoxas y Protestantes, y el Papa Francisco, oraron por superar las barreras, promover el diálogo y ser Artesanos de Paz en el Mundo.  

Intercambiaron criterios sobre la herencia griega en la Cultura Occidental, en particular la influencia helénica que retomó Rubén Darío en su Movimiento Modernista que renovó la Literatura Española de fines del Siglo XIX. 

Los Embajadores coincidieron en la importancia de promover relaciones de Respeto entre las Naciones y que la Solidaridad, la Fraternidad y la Amistad Social, son Mensajes que asumimos Cristianos y No Cristianos, Creyentes y No Creyentes, como condición indispensable de subsistencia.